El contexto de Filipenses

Hasta aquí, he tratado de explicar brevemente qué es el espíritu y cuál es la habilidad que Dios nos ha dado para poder actuar en nosotros, por supuesto, como he dicho, el espíritu y los asuntos espirituales son muy profundos y complejos como para entender su funcionamiento en una solo presentación y de hecho, creo que nunca se terminaría de comprender la grandeza de Dios, de Cristo y del espíritu santo, pero creo que lo dicho hasta aquí dará un buen panorama introductorio para entender la acción de Dios en nuestras vidas a través del espíritu. Ahora comenzaremos  a adentrarnos en el versículo central de este estudio para ver uno de los aspectos de la acción de Dios en nuestras vidas.

Filipenses 1:3-6, 9-11
Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,
siempre en todas mis oraciones (peticiones) rogando (pidiendo) con gozo por todos vosotros,
por vuestra comunión en el evangelio,  desde el primer día hasta ahora;
estando persuadido de esto,  que el que comenzó en vosotros la buena obra,  la perfeccionará (completara perfectamente) hasta el día de Jesucristo [Cristo Jesús];
Y esto pido en oración,  que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia  [gr. Epignosis: “conocimiento acabado y completo”] y en todo conocimiento [gr. Aisthesis: percepción]
para que aprobéis lo mejor,  a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,
llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo,  para gloria y alabanza de Dios.

En esta sección inicial de Filipenses, el apóstol Pablo explica cuál era su oración por los creyentes filipenses. Él explica que con gozo rogaba por ellos, por la comunión de ellos en el evangelio.

Pablo, siendo un hombre que realmente amaba a Dios, se gozaba en que otros creyentes estuvieran unidos, en comunión con el evangelio, con las buenas nuevas de Cristo y estaba persuadido, estaba seguro de que el que comenzó en ellos la buena obra( o sea, Dios mismo) la completaría hasta el día en que Cristo Jesús se manifieste, ya que es en ese tiempo, con nuevos cuerpos y mentes, similares al que ahora tiene Cristo, que la obra estará completa.

Luego Pablo pasa a describir qué era lo que él pedía, Pablo sabía que los filipenses estaban andando en el amor de Dios y pedía para que este amor que ellos tenían abunde más y más en ciencia, que es un griego epignosis y en conocimiento, en griego aisthesis.
El griego epignosis es un “conocimiento exacto” o “conocimiento verdadero”, implica un conocimiento más completo de la verdad. Este conocimiento implica no solo un entendimiento teórico sino práctico, denota una búsqueda y un esfuerzo por conocer, es un conocimiento por experiencia, donde el que conoce tiene una relación con aquello que es conocido. En otras palabras, la oración de Pablo era para que el amor que tenían por Dios los impulsara a buscar conocer más acabadamente la Voluntad de Dios, y así dar su mejor esfuerzo para lograr un entendimiento práctico y experimental de la verdad de Dios.
Por otro lado, la palabra “conocimiento” es en griego aisthesis, que se traduciría mejor como percepción. Lo que Pablo quería, y ponía en oración es que ese amor que ellos tenían estuviera acompañado de un mejor conocimiento de la Verdad y de mayor percepción.

El objetivo de abundar en conocimiento y percepción es “para que aprobéis lo mejor”, pero esta no es una muy buena traducción del texto.

Las palabras “lo mejor” son en griego diapherö, que significa “lo diferente”, y apunta a aquellas cosas que son diferentes por ser más excelentes o ser provenientes de Dios.

El pasaje diría, literalmente: “para que probéis aquello que es diferente” y el sentido del pasaje sería: “para que puedan distinguir aquellas cosas más excelentes, que provienen de Dios, de aquellas que no”.
A su vez, la palabra “irreprensibles” es, en su uso más exacto, “sin tropiezo”.

Uniendo todos los puntos, lo que Pablo estaría diciendo es: “Esto pido en oración, que el amor de Dios que están manifestando esté lleno de un conocimiento práctico más exacto y más completo de la vedad y de la voluntad de Dios y de toda percepción espiritual, para que puedan diferenciar que cosas provienen de Dios y qué cosas no”, de este modo podrían ser sinceros y no tendrán tropiezos hasta el día de la reunión con Cristo, estando llenos de fruto de justicia, que son producidos por medio de Jesucristo, para que Dios sea glorificado y alabado.

Entonces vemos que, habiendo primero recibido el mensaje del evangelio de Cristo, habiendo entendido lo que concierne a nuestra salvación por gracia y entendiendo acerca de la redención y santificación y justificación que Dios pagó por nosotros, dándonos vida espiritual no como pago por nuestras obras sino como regalo por medio de nuestra creencia en él, lo que corresponde ahora hacer es orar a Dios para entender mejor Su Voluntad y entender mejor acerca de Su amor, al mimo tiempo que buscamos y nos empeñamos por conocerlo mejor. Ésta acción conjunta (la de nosotros en nuestra búsqueda de la Verdad y la de Dios añadiendo conocimiento y percepción) nos permite tener un andar sin tropiezos en esta vida, hasta que Cristo nos reúna en su regreso. Esto estaría indicando, que cuando sea que tropezamos en algún área de nuestras vidas es porque no estamos entendiendo la Voluntad de Dios y porque no estamos dejando que Él actúe en nuestras vidas, por eso es tan importante CONOCER A DIOS, conocer su Palabra, conocer Su amor y conocer su Voluntad.

Habiendo visto brevemente cuál es la oración de Pablo, ahora veremos cuál es su instrucción hacia los filipenses:

Filipenses 2:12
Por tanto,  amados míos,  como siempre habéis obedecido,  no como en mi presencia solamente,  sino mucho más ahora en mi ausencia,  ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor [con respeto y reverencia],

La instrucción de Pablo es “ocupaos de vuestra salvación”. “Salvación” tiene que ver con una “entereza” que sea física, mental o espiritual. La entereza espiritual la ha dado Dios, dándonos el espíritu santo; el don de espíritu santo, es también, nuestra garantía de una entereza física y mental perfecta en la vida futura con Cristo, teniendo cuerpos nuevos incorruptibles e inmortales (ver 1 Corintios 15:42-43; 53-54), pero hoy en día, está disponible adquirir parte de esa entereza física y mental por medio de la acción de Dios en nosotros, para poder vivir en esta vida con la mayor plenitud posible, esperando aquella vida futura donde estará disponible una completa plenitud.

No podemos, hoy en día, eliminar todo dolor, toda enfermedad ni todas las carencias físicas y mentales, no podemos quitar la muerte de nosotros hoy en día, teniendo el cuerpo que tenemos y viviendo en el mundo caído en que vivimos, pero podemos aprovechar esta vida espiritual, esta “conexión” que Dios estableció con nosotros para disfrutar al máximo esta vida, mientras esperamos confiadamente el fin de toda esta corrupción cuando Cristo nos reúna y seamos trasformados, “ocuparse de la salvación” es andar de tal modo que podemos adquirir la mayor entereza o plenitud posible en nuestras vidas, esto se hace, con una actitud de respeto y reverencia hacia Dios, estableciendo una íntima comunión con Dios.


¡Comparte este enlace!

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

 

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario