Memorandum del comité de predicadores

En Honor a Su verdad
“Bajo sus instrucciones, hemos considerado a varios candidatos para llenar la vacante en el púlpito. Luego de mucha investigación, aquí están nuestras conclusiones y recomendaciones:

  1. Noé: Un hombre recto y de moral, con una sólida familia. Buen predicador. Tiene más de 120 años de experiencia predicando, pero, hasta donde hemos averiguado, jamás convirtió a nadie.
  2. Moisés: Tartamudea. Muestra evidencias de impaciencia y un temperamento fuerte. Hay un rumor, que no pudo verificarse, de que ha matado a alguien sólo con sus manos. Difícilmente sea la clase de hombre que necesitamos para las reuniones de diáconos.
  3. Abraham: Huyó de Egipto cuando las cosas se pusieron difíciles. Tuvo problemas con las autoridades e intentó mentir para salir de allí.
  4. David: Tiene excelentes cualidades de liderazgo, pero un carácter moral inaceptable. Abusó de su posición de poder. Cuando se encontró en problemas intentó elaborar un plan para cubrirse. Quizá debamos considerarlo para algún puesto dentro del ministerio de la música.
  5. Salomón: Tiene una amplia reputación de sabiduría, pero no practica lo que predica. Evidencia problemas matrimoniales.
  6. Elías: Tiene excelente salud física y es un potente predicador, pero se sabe que flaquea ante la presión. Ha tenido ataques de depresión.
  7. Isaías: Un hombre sucio de labios, incluso él mismo lo admitió.
  8. Amós: No tiene entrenamiento teológico, parece ser buen agricultor, especialmente en el cultivo de higos.
  9. Juan el Bautista: Es un gran predicador, un potente bautista, pero le falta tacto y modales. Se viste como un hippie.
  10. Pedro: Otro más que en una ocasión hasta negó conocer a Jesús. Difícilmente sea el hombre que necesitamos para que nos guíe en un programa agresivo de gran alcance.
  11. Pablo: Tiene reputación de dar largos sermones en que las personas se duermen. Ha publicado unos cuantos libros, pero no parece que sean muy leídos. Su apariencia es inferior a nuestros estándares.
  12. Timoteo: Tiene potencial, pero es un poco joven. Se sabe que ha corrido a casa de su mamá cuando las cosas se complicaron. Tiene un problema de salud, particularmente en su estómago.
  13. Jesús de Nazaret: Parece que no puede predicar sin ofender a gran parte de la congregación. En una ocasión hasta lo sacaron de la ciudad. Hay cierta incertidumbre con respecto a su trasfondo familiar. No tuvo entrenamiento formal, su forma de predicar es demasiado sencilla y, en general, es muy controversial.

Sin embargo, hay un hombre que sobresale del resto. Es una persona del pueblo y es compasivo. Se preocupa por los pobres y, además, evidencia gran iniciativa en un modo práctico: se preocupa por no desperdiciar. Es un excelente recaudador de dinero y tiene experiencia en el trato con los ricos y poderosos. Por lo tanto, nuestro comité lo recomienda unánimemente, para su consideración, nuestro próximo pastor, el número 14: Judas Iscariote.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario