El día exacto en que nació Jesús

En Honor a Su verdad


 Leamos atentamente Apocalipsis 12:
          Apocalipsis 12:1-5
(1) Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
(2) Y estando encinta,  clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
(3) También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
(4) y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
(5) Y ella dio a luz un hijo varón,  que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

La escena descripta es simbólica, difícilmente podría referirse a la virgen María, ya que a esta “mujer” se la asocia con el Sol, la Luna y doce estrellas. Juan dijo que “apareció en el cielo una gran señal” y el libro de Génesis dice que Dios creó a los astros como “señales” para separar día y noche, tiempos y estaciones (Gén. 1:14). Entonces, es muy probable que estas “señales” se traten de señales astronómicas. Veremos cómo esta señal descripta en Apocalipsis nos dirige hacia la fecha exacta de nacimiento de Jesús, según el estudio del erudito Ernest Martin, en su libro “The Star of Bethlehem” (La estrella de Belén).
En Apocalipsis 1:1 la mujer se halla “en el cielo,” luego de que el dragón arrojara la tercera parte de las estrellas a la Tierra, la mujer pasa a estar en la Tierra (vers. 4 al 14), así que sólo los primeros versículos pueden estar haciendo referencia a señales astronómicas.
Ya que el Sol y la Luna estaban en medio, o en línea con el cuerpo de esta mujer, ella podría ser, de modo simbólico, una constelación situada en la ruta normal del Sol y la Luna. La única señal de una mujer que existe en la ruta que sigue el Sol en su viaje hacia las estrellas es Virgo (la virgen). La cabeza de la mujer se mete unos 10 grados dentro del signo previo, Leo, y sus pies se superponen unos 10 grados en el signo siguiente: Libra. En el período del nacimiento de Jesús el Sol entró en su curso anual a través de las estrellas en la parte de la cabeza de la mujer alrededor del 13 de agosto y salió por sus pies alrededor del 2 de octubre. Pero el apóstol Juan vio la escena cuando el Sol estaba “vistiendo” o “adornando a la mujer,” esto sería entre el cuello y las rodillas. Esto sucedió en un período de unos 20 días, entre el 27 de agosto y el 15 de Septiembre. Teniendo en cuenta que el Mesías nacería de una virgen, es lógico suponer que nacería bajo la constelación de Virgo. Bullinger dice, en “The Witness of the Stars” (El testimonio de las estrellas), que Virgo es el signo designado como el testigo celestial del nacimiento del Mesías (Jesús).
Como dijimos, el nacimiento de Jesús, según Apocalipsis 12, debió suceder mientras el Sol “vestía” a la mujer, o sea, mientras el Sol estaba a mitad del cuerpo de Virgo, lo cual sucedió entre el 27 de agosto y el 15 de septiembre del 3 a.C., lo cual encaja perfectamente con el testimonio de Lucas acerca del nacimiento de Juan el Bautista, que ya hemos analizado.
Pero podemos precisar aún más la fecha de nacimiento de Jesús, llegando a obtener el día exacto. La clave está en la Luna. Juan dijo que estaba situada “bajo sus pies.”
Como los pies de Virgo representan los últimos 7 grados de la constelación, la Luna tiene que haber estado posicionada en un arco de 7 grados para satisfacer la descripción de Apocalipsis 12. Pero también tuvo que haber estado en esa posición mientras el Sol estaba en la mitad de Virgo. En el año 3 a.C. estos dos factores sucedieron simultáneamente  durante alrededor de una hora y media, como se podría haber observado desde Palestina o desde Patmos, esto sucedió en el crepúsculo del 11 de Septiembre. Esta relación comenzó cerca de las 18:15hs (la puesta del Sol) y duró hasta alrededor de las 19:45hs (cuando sale la Luna). Este es el único día en todo el año en que el fenómeno astronómico descrito en Apocalipsis 12 pudo haber tenido lugar. Fue el 11 de Septiembre, no pudo haber sido en otro momento del año, un día antes la Luna habría estado por encima de los pies de Virgo, y un día después (12 de Septiembre) la Luna se habría movido muy lejos de los pies de la virgen. Sólo un día encaja, el 11 de Septiembre del 3 a.C., en la puesta del Sol.
Esto encaja con la descripción del nacimiento de Jesús dada por Lucas:

Lucas 2:8-11
(8) Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.
(9) Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.
(10) Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:
(11) que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador,  que es CRISTO el Señor.

Juan también dice que la mujer tenía sobre su cabeza “una corona de doce estrellas.” El profesor Thorley ha demostrado que en ese día hubo exactamente 12 estrellas visibles desde la Tierra, lo cual se puede observar en el Atlas de Norton.
Lo que es aún más asombroso en todo esto es que ese día, el 11 de Septiembre del 3 a.C., en el calendario judío fue el 1 de Tishri, que es el comienzo del año judío y es el día de la fiesta de las trompetas. Al comprender esto, podremos ver todo el simbolismo que emerge.
El 1 de Tishri fue el día en que Noé quitó la cubierta del Arca (Génesis 8:13), fue el “nuevo nacimiento” de la Tierra, luego del Diluvio. Muchos judíos incluso creen que ese fue el primer día de creación en Génesis. Tiempo después, Tishri pasó a ser el séptimo mes, y el primer día pasó a ser un día de santa convocación que debía conmemorarse al son de las trompetas (Levíticos 23:24; Números 29:1), y por eso era llamado “el día de las trompetas.”
El 1 de Tishri fue contado como el día de inauguración del reinado de muchos reyes de Judá, además, la asunción de un rey siempre era acompañada con trompetas (1 Reyes 1:34; 2 Reyes 9:13; 11:11).
Entre los judíos, cada inicio de mes era anunciado con trompetas, y en el séptimo mes (Tishri) se tocaba la séptima trompeta, que era la última en ser tocada, porque a partir de allí comenzaban los meses festivos. Noten cómo encaja este simbolismo en Apocalipsis 11, cuando se toca la séptima trompeta:

Apocalipsis 11:15
El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo,  que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

Cuando el ángel toque la séptima trompeta todos los reinos del mundo van a ser de nuestro Señor Jesucristo. El día en que nació, fue el día de la séptima trompeta, lo cual nos muestra que desde el día de su nacimiento Dios anunció que él sería el Rey de este mundo.

Es así que la Biblia nos asombra una vez más, mostrándonos datos astronómicos precisos sobre el día de nacimiento de Cristo. No fue un día común para la humanidad, y ciertamente no lo fue para Dios, quien había estado esperando este día durante siglos, y acomodó todas las señales del cielo para que anuncien el nacimiento de Su Rey, aquél que traerá paz a la Tierra en Su futuro reino.










¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

2 comentarios :

  1. Envié antes una publicación como anónimo pero creo que de esta otra forma incluso se me puede responder sin publicar nada, y mi pregunta fue , ¿como poder corroborar de forma fidedigna esta información?¿usted realizo estudios independientes al respecto o solo repite lo que alguien le enseño?, mi consulta proviene ya que muchos estudiosos de la biblia calculan el nacimiento de cristo entre septiembre y octubre pero nunca fue corroborado el día exacto, sin embargo usted lo expresa, Agradecería su respuesta no siendo necesaria la publicación de mi mensaje a menos que usted lo crea conveniente .gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, perdón por la demora en responder, no me estaban llegando las notificaciones de comentarios.

      En particular he estudiado bastante el tema y analizado bastante material de varios estudiosos del tema, sin embargo, hay cierto material que no lo puedo obtener de primera mano, por ejemplo, yo no soy astrónomo y no tengo acceso a las computadoras de la NASA que calculan la posición de las estrellas en siglos pasados. Muchas veces lo que entendemos sobre un tema depende mucho de en qué "eruditos" confiamos como para aceptar lo que han expuesto. En este caso en particular, aclaro en el mismo estudio que lo que expongo sobre el día exacto de nacimiento de Jesús está basado en el libro de Ernest Martin "The Star of Bethelhem", en donde Martin hace una exposición de su propio trabajo. Martin fue arqueólogo e historiador, estuvo a cargo de importantes excavaciones y fue un erudito en historia y arqueología. A la vez también se dedicó a la astronomía y teología y en su libro escribió extensamente sobre todas las razones por las cuales él llega a que la fecha de nacimiento de Jesús fue un 11 de Septiembre según nuestro calendario, que es el 1 de Tisri en el calendario judío.

      Yo no puedo estar del todo seguro si la fecha en nuestro calendario fue el 11 de Septiembre, porque a veces las correlaciones de fechas varían en algunos días más o menos debido a que no se ha llevado un conteo perfecto de los días. Sin embargo, tengo un alto grado de seguridad en cuanto al día de nacimiento según el calendario judío, ya que desde las Escrituras podemos ver que Dios no ha dejado nada al azar y que las fechas que Él dio como celebración a los Israelitas siempre han sido muy significativas, es así que el 1 de Tisri encaja perfectamente con lo que se corresponde al día de nacimiento de nuestro gran Rey, el Señor Jesucristo.

      No siempre tenemos forma de corroborar al 100% todo lo que sabemos o entendemos, el mismo apóstol Pablo ha dicho que si alguien cree que sabe algo, no lo sabe como debería, así que lo que podemos hacer es basarnos en aquella información que parezca más lógica, coherente y sustentable y estar en continuo chequeo por si aparece alguna mejor explicación para algo que creíamos entender.

      Eliminar