“Llenos de espíritu santo”

En Honor a Su verdad
A continuación de este estudio analizaremos una expresión que se usa en la Biblia que suele ser incomprendida o malinterpretada por muchos cristianos, que es la de ser o estar “llenos de espíritu santo”.

En ocasiones en la Biblia se dice que cierta persona actuó “llena” del espíritu santo. Entonces uno puede pensar que el don de espíritu santo que Dios nos dio está “vacío” y debe, de algún modo, ser llenado. Se han dado montones de explicaciones diversas sobre esta expresión, pero analizaremos esta expresión a la luz de lo que hemos aprendido hasta aquí y de los contextos en que aparecen.

Por ejemplo, en Hechos 4:8 leemos:

Hechos 4:8
Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo...

Por un lado las palabras “espíritu santo” no están precedidas por artículos en el texto griego, por lo que se refieren al don y no a Dios y debieran traducirse como “espíritu santo”. La palabra que aquí se traduce como “lleno” es pletho, que en griego es un verbo, este verbo está en modo pasivo, lo cual indica que la acción de llenar la hace un agente externo, este verbo indica un estado en que estaba el sujeto antes de realizar la acción, puede ser traducido como: “luego de ser llenado” o “habiendo sido llenado”. En otras palabras Pedro habló luego de haber sido llenado de espíritu santo.

En todos los casos en que vemos la expresión “lleno de espíritu santo” la palabra “lleno” está en modo pasivo, indicando que el acto de llenar no lo hace la persona, sino alguien externo, o sea, Dios. Esta expresión es usada sólo en el relato de Lucas de la vida de Jesús y en el libro de Hechos, también escrito por Lucas. Ningún otro escritor de la Biblia ha usado esta expresión. Además, la palabra para griega pletho (“llenar”) es usada dos veces por Mateo (22:10; 27:48) y 22 veces por Lucas (en los libros de Lucas y Hechos), y no es usada por ningún otro escritor bíblico.

La expresión “ser llenados de espíritu santo” se usa en Lucas 1:15 (en tiempo futuro); 1:41; 1:67; en Hechos 2:4; 4:8; 9:17; 13:9. En Hechos 4:31 encontramos la expresión “habiendo sido llenados por el Santo Espíritu” (que se refiere a Dios), aunque hay algunos textos griegos tienen la expresión “habiendo sido llenados de espíritu santo”. Un análisis de cada uno de estos pasajes nos mostrará que la expresión “ser llenos de espíritu santo” siempre está relacionada con un hablar inspirado por Dios. Veremos cada versículo en su contexto:

Lucas 1:13-17
(13) Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.
(14) Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán de su nacimiento;
(15) porque será grande delante de Dios.  No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre.
(16) Y hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor Dios de ellos.
(17) E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Aquí el ángel Gabriel se aparece a Zacarías para hacerle saber que tendría un hijo que desde el vientre de la madre sería lleno de espíritu santo. Luego se dice que él convertiría a muchos hijos de Israel al Señor, esto, por supuesto, lo haría a través de la prédica. Entonces, vemos una relación entre el ser lleno de espíritu santo con la capacidad de predicar y profetizar.

Lucas 1:39-42
(39) En aquellos días, levantándose María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá;
(40) y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet.
(41) Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo [la expresión correcta es “fue llenada de espíritu santo”],
(42) y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre.

Aquí vemos que Elizabeth “fue llena de espíritu santo” y luego habló. Nuevamente, la expresión está asociada a palabras que salen de una persona, pero que son inspiradas por Dios.

Lucas 1:67
Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo [“fue llenado de espíritu santo”], y profetizó, diciendo:

Aquí no hace falta mucha explicación, es clara la asociación entre el ser lleno de espíritu santo y la profecía.

Hechos 2:4
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo [debe decir: “fueron llenados de espíritu santo”], y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu [Jesucristo] les daba que hablasen.

En este caso el ser llenados de espíritu santo está asociado con el hablar en lenguas. Nuevamente son “palabras” las que están asociadas con el ser llenos de espíritu santo. En este caso se da la información adicional de que lo que hablaban era “según el Espíritu les daba que hablasen”, o sea, las palabras provenían de Cristo y llegaban a ellos a través del don de espíritu santo.

Hechos 4:8-13
(8) Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo [debe decir: “habiendo sido llenado de espíritu santo”], les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel:
(9) Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado,
(10) sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.
(11) Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.
(12) Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
(13) Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús.

Una vez más, el ser lleno de espíritu santo está relacionado con las palabras. En este caso Pedro recibió las palabras adecuadas para hablar delante de los gobernantes y ancianos de Israel. El mismo contexto nos muestras que estas palabras no procedieron de la propia sabiduría de Pedro, sino de Dios, porque en el 13 se nos dice que los ancianos quedaron maravillados, porque eran hombres “sin letras y del vulgo”. En otras palabras, Pedro y Juan no tenían la instrucción y conocimiento necesario como para hablar del modo en que lo hicieron y esto dejó atónitos a los gobernantes y ancianos de Israel.

Hechos 4:31
Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, [“fueron llenos del Santo Espíritu” o “fueron llenos de espíritu santo”] y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Como he mencionado, hay textos griegos que aquí tienen “el Santo Espíritu” (refiriéndose a Dios) y otros que tienen “espíritu santo”, refiriéndose al don de Dios. Los textos considerados más fieles favorecen la primera traducción, pero la diferencia hace pensar que quizá hubo un error de copia en manuscritos antiguos. De todos modos, si dice el Santo Espíritu se traduciría “fueron llenados por el Santo Espíritu” y si dice “espíritu santo” se traduciría “fueron llenados de espíritu santo” y no cambia el sentido de lo que el pasaje expresa. Otra vez vemos que el ser llenos de espíritu santo fue para hablar.

Hechos 9:17-20
(17) Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo [debe decir: “seas llenado de espíritu santo”].
(18) Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.
(19) Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.
(20) En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

En una lectura rápida de este pasaje pareciera que ser llenado de espíritu santo significa que Pablo recibiría allí el don de Dios. Sin embargo, Pablo no sólo recibió el espíritu santo de Dios, él recibió la inspiración de Dios para predicar la Palabra. El versículo 20 dice que “en seguida predicaba a Cristo”. ¿Cómo es que uno de los principales perseguidores de la Iglesia cristiana haya tan rápido cambiado su modo de ver las cosas y su predicación? Es evidente que Dios trabajó internamente en él para lograr este cambio.

Hechos 13:9-11
(9) Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo [“habiendo sido llenado de espíritu santo”], fijando en él los ojos,
(10) dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?
(11) Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo.  E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.

Aquí nuevamente vemos que Pablo fue “llenado” para hablar. Dios reveló a Pablo las palabras que debía decir a esta persona. Luego de que Pablo dijo lo que debía decir, Dios volvió a actuar cegando a esta persona. Lo que vemos es que todos los usos de la expresión “ser llenos de espíritu santo” se refieren a “ser llenos de palabras por medio del don de espíritu santo”. Cada vez que Lucas usó esta expresión lo hizo para referirse a cómo Dios o Cristo inspiran o revelan las palabras necesarias para hablar, ya sea en una prédica, una profecía o un hablar en lenguas. Para hacer esto, Dios da las palabras a Cristo (el mediador), Quien las transmite al cristiano por medio del don de espíritu santo.

Pero hay otras expresiones que se traducen “lleno de espíritu santo” en la Biblia, pero con algunas diferencias en el griego.

Lucas 4:1
Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto

En este caso la expresión “lleno del Espíritu Santo” en griego es “lleno de espíritu santo”. La palabra “lleno” aquí es pleres, que es un adjetivo de la misma raíz del verbo pletho (que hemos visto previamente). Esta forma de expresión también es usada solamente por Lucas. Sin embargo, cuando usa pleres en vez de plethos lo usa indicando algo distinto. Aquí podemos ver que la expresión “lleno de espíritu santo” no está asociada al hablar sino a un accionar conforme a la voluntad de Dios. Jesús actuó conforme a lo que Dios le mostró que debía hacer.

Aparte de ser usado en este pasaje, tenemos otros tres usos de esta expresión: en Hechos 6:3, 5 y el 11:24.

Hechos 6:1-3
(1) En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria.
(2) Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.
(3) Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

En este caso la Reina Valera de 1960 sigue al texto bizantino, que dice “lleno de espíritu santo”, otros textos griegos tienen sólo la palabra “espíritu”, leen “llenos de espíritu”.

Hechos 6:4-5
(4) Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.
(5) Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo [“de espíritu santo”], a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía;

Hechos 11:22-24
(22) Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía.
(23) Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor.
(24) Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe.  Y una gran multitud fue agregada al Señor.

En estos cuatro pasajes, la expresión “llenos de espíritu santo” se refiere a hombres que teniendo el don de espíritu santo dentro de ellos estaban actuando conforme a la instrucción de Dios a través de Su don. En otras palabras, estar “llenos de espíritu santo” no es una condición especial dada por Dios, sino que se usa para indicar que una persona está actuando conforme a la instrucción que Dios le da por medio del don de espíritu santo.

Entonces, cuando se dice que Jesús fue al desierto “lleno de espíritu santo” se refiere a que fue en obediencia a la instrucción de Dios. Cuando los apóstoles buscaron hombres “llenos de espíritu santo” lo que buscaron fueron creyentes que estuvieran conduciéndose conforme a la voluntad de Dios. Cuando se dice que Esteban era “varón lleno de fe y de espíritu santo” se refiere a que estaba actuando en fe, basado en la instrucción de Dios a través del espíritu santo. Cuando se dice que Bernabé era “varón bueno y lleno de espíritu santo y fe” se refiere a que él tenía una conducta bondadosa que partía de fe en Dios y en obediencia a Su instrucción.

Por lo tanto, no es que Dios de un don vacío que debe ser llenado para casos especiales. El don de espíritu santo es nuestra conexión con Dios y es igual para todos, pero cuando andamos en obediencia a Dios, Dios hace fluir Su poder en nosotros para que operemos Su energía y poder en nuestro mundo. Por eso, estar “llenos de espíritu santo” depende de nuestra fe y obediencia a Dios.

Hay una tercera expresión similar que se traduce “ser lleno de espíritu”. Ésta la hallamos en Efesios 5:18.

Efesios 5:17-20
(17) Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.
(18) No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
(19) hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;
(20) dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Aquí la palabra griega para “llenos” es pleroö, que es un verbo derivado de pletho, pero que tiene un sentido más bien de “completar, acabar, terminar, llevar a concreción o llevar a plenitud”. La expresión “sed llenos del Espíritu” conforme al texto sería: “sean-llevados-a-plenitud en espíritu”. En este caso la palabra “espíritu” no se refiere al don de espíritu santo, sino al ánimo o emociones humanas. Previamente Pablo dice que no se embriaguen en vino, sino que sean llevados a plenitud en espíritu, y dice que esto se hace hablando unos a otros con salmos, himnos y cánticos espirituales. Generalmente las personas acuden a la borrachera para “ahogar penas” (como se suele decir), por eso Pablo les dice que si están desanimados no acudan al vino, porque sus vidas serán “disueltas”, sino que acudan a otros cristianos que puedan “llevarlos a plenitud en espíritu”, que puedan llenarlos de ánimo a través de salmos, himnos, cantos espirituales y toda clase de palabras de ánimo y consuelo que señale la gloria de Dios.

Para concluir esta sección, hemos visto que “ser llenos de espíritu santo” se refiere a la acción de Dios en el cristiano, por medio de Cristo y del don de espíritu santo que ha dado a cada persona que ha hecho a Cristo su Señor.

Cuando se usa el verbo plethos (ser llenado de espíritu santo) se refiere específicamente a ser-llenado de palabras mediante el don de espíritu santo. Es Dios actuando en Cristo en nosotros para darnos la inspiración o revelación sobre qué decir en determinada situación, ya sea para hablar en lenguas de forma especial, para hablar profecía o para predicar inspiradamente.

Cuando se usa el adjetivo pleres (lleno de espíritu santo) se refiere a un cristiano que está actuando en obediencia a la voluntad de Dios y, por consiguiente, evidencia el poder delante de otros.









¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario