¿Podemos usar la lógica y la razón para entender la Biblia?

En Honor a Su verdad
Algunos cristianos sostienen que la Biblia no puede comprenderse a través de la lógica y la razón, porque no está hecha para ser comprendida con nuestras mentes humanas. Para fundamentar esta posición suelen usar alguno de estos versículos bíblicos:

1 Corintios 1:18-21[1]
(18) Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden;  pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.
(19) Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
(20) ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
(21) Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

1 Corintios 2:12-14
Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios,  porque para él son locura,  y no las puede entender,  porque se han de discernir espiritualmente.

Pero, ¿será posible que la Biblia no pueda ser pensada y razonada con lógica? Si esto fuera cierto, la Biblia no podría comprenderse y analizarse del mismo modo en que se comprenden y analizan otros libros, y más aún, para comprender mejor a Dios un creyente debiera estar cada vez más loco. Llevando este razonamiento al extremo, aquellos internados en los manicomios debieran ser los que mejor comprenden la voluntad de Dios.

Con el argumento de que la Palabra de Dios es “locura” y que no se puede usar la lógica y entendimiento humanos para comprenderla, muchos predicadores enseñan barbaridades totalmente alejadas de la voluntad de Dios, y totalmente alejadas de la lógica humana, luego, cuando son confrontados, sencillamente recurren a estos versículos y dicen: “no puedes comprenderlo, porque la Palabra de Dios debe creerse y no razonarse”. Sin embargo, esta forma de pensar está muy lejos de la sana doctrina de Dios.

Dios es el Creador del ser humano, y es quien creó nuestro cerebro con la capacidad de pensar y razonar conforme a normas lógicas. Si Dios deseara comunicarse con el hombre, debiera hacerlo conforme a la forma en que el hombre razona, si Dios usara Sus palabras de un modo totalmente ilógico e irracional, jamás podríamos comprender Su voluntad, y en verdad no tendríamos una “Palabra” de Dios, sólo tendríamos un conjunto de letras del cual no sabemos su significado. Si Dios no usó Sus palabras de un modo que se ajuste a la forma de expresarse y de pensar del ser humano, de nada nos serviría el hecho de que haya hablado.

En 1 Timoteo 2:4 la Biblia dice que Dios desea que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de Su verdad, pero ¿cómo sabremos cómo ser salvos y cuál es Su verdad si Él no comunica claramente Su voluntad? Esta declaración sería contradictoria si, por un lado, Dios quiere que todos sean salvos y conozcan Su verdad, pero, por otro lado, no comunica claramente cómo obtener salvación y cuál es Su verdad.

Antes de analizar qué es lo que verdaderamente transmiten aquellos versículos citados, veremos algunos versículos que nos hablan de la lógica y el razonamiento.

2 Corintios 10:7
Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo.

La palabra que se traduce “piense” es la palabra griega logizomai. Esta palabra es muy interesante, porque su significado raíz es “pensar conforme a normas lógicas”[2]; “pensar sobre algo de un modo detallado y lógico”[3]. De ahí que pueda tener el sentido de “considerar, razonar, reconocer, contar, pensar, etc.”. Aquí Pablo les está diciendo a los creyentes de Corinto que si están persuadidos de ser de Cristo que PIENSEN, que piensen con lógica, que razonen por sí mismos. ¿Qué es lo que nos dice la Biblia? ¡Que debemos pensar y razonar!¡Que debemos usar la lógica!

Romanos 3:28
Concluimos [logizomai], pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

Pablo, luego de hacer un análisis lógico sobre la justicia de Dios (en todo el contexto previo), dice: “Concluimos pues”, en otras palabras, lo que Pablo está diciendo es: “luego de aplicar la lógica y el razonamiento sobre lo revelado por Dios podemos decir que el hombre es justificado por fe…”. ¡Pablo está aplicando el razonamiento lógico sobre la Palabra de Dios!

Romanos 6:11
Así también vosotros consideraos [logizomai] muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Aquí Pablo le dice a los cristianos que se consideren muertos al pecado, que usen su razonamiento en base a la doctrina enseñada y que, por lo tanto, vivan para Dios y dejen de pecar.

Otra palabra griega relacionada con logizomai es la palabra griega logikos, de donde tenemos nuestra palabra castellana “lógico”. Logikos significa precisamente eso: “lógico, racional, razonable. Hay sólo dos usos de esta palabra griega en el Nuevo Testamento y ambos son muy interesantes:

Romanos 12:1
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional [logikos].

Las palabras “culto racional” pueden traducirse como “servicio divino lógico”. En otras palabra, Pablo dice que debemos presentar nuestro cuerpo, nuestras vidas, en servicio a Dios, pero que este servicio debe ser lógico. ¿Qué significa que tiene que ser lógico? Que debe estar de acuerdo con la voluntad de Dios, que no debe ser excesivo, no debe ser fuera de nuestra propia función. Debemos estudiar las Escrituras y utilizar nuestra capacidad de razonar para comprender la voluntad de Dios y servirle del mejor modo. El versículo no dice que debemos ofrecer un servicio “desquiciado” o “en locura”, dice que debe ser “lógico”.

El otro pasaje en que se encuentra la palabra griega logikos es el siguiente:

1 Pedro 2:1-2
(1) Desechando,  pues,  toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones,
(2) desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,

¿Dónde está la palabra griega logikos en este versículo? No la vemos debido a la mala traducción. La versión literal del teólogo Jünemann lee así:

1 Pedro 2:2 (Jünemann)
cual recién nacidos niños, la racional, indolosa leche ansiad; a fin de que en ella crezcáis en salud;

Pedro exhorta a estos cristianos a desear la “leche lógica y no-adulterada”. La sana doctrina de Dios, cuando no se la ha adulterado, es lógica, es consistente, expone la verdadera naturaleza de las cosas y no las oculta. Pedro no les dijo a estos cristianos que deseen una leche “loca” o “demente” o “incongruente”, les habló de una leche, una doctrina “lógica”.

Entonces, ¿cómo interpretamos los versículos que hablan sobre la “locura” de la predicación? Lo primero que debemos hacer es leer el contexto de los pasajes:

1 Corintios 1:18
Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden;  pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

Bien, aquí ya de entrada tenemos la clave para comprender el pasaje, la palabra de la cruz es “locura” a los que se pierden. Aquellos que se rehúsan a aceptar la salvación de Dios por medio del sacrificio de Cristo en la cruz creen que ser salvos por gracia es una “locura”, que es imposible. Sin embargo, cuando uno cree en Cristo como Señor, la Palabra de Dios deja de ser “locura” y un cristiano puede ahora usar su razonamiento y lógica para comprender más sobre el amor de Dios a través de lo que Dios ha revelado en Su Palabra.

Ahora bien, ¿qué es la “locura”? La palabra griega que aquí se traduce “locura” es moria, que se usa sólo en el libro de 1 Corintios (en el 1:18; 1:21; 1:23; 2:14; 3:19), esta palabra significa “insensato, irracional, débil en sus argumentos intelectuales”, no se trata de la “locura” que conocemos como “estar fuera de sí”, sino más bien de insensatez. Lo que este versículo nos dice es que para aquellos que “se pierden” la Palabra de Dios con respecto a la salvación por medio de la cruz de Cristo es una insensatez, es débil en cuanto a sus argumentos, en otras palabras: es “poco convincente”, pero los que se salvan saben que esto es “poder de Dios”, que Dios, con Su inmenso poder y misericordia nos salvó por medio del sacrificio de Su hijo.

1 Corintios 1:19-20
(19) Pues está escrito:
 Destruiré la sabiduría de los sabios,
 Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
(20) ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

Nuevamente, recordemos que ya el versículo 8 nos ha señalado que esto es entre “los que se pierden”. Aquellos que rechazan la salvación de Dios intentan formular argumentos contra esta salvación de Dios, pueden ser vistos como muy inteligentes y sabios, incluso pueden ganar premios Nobel, pero su sabiduría no durará, porque su sabiduría no les servirá para obtener vida perpetua en la era futura.

1 Corintios 1:21
Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

Nuevamente, la “locura” de la predicación es “locura” (o insensatez) para aquellos que rechazan esa predicación, esto está claro en el contexto.

1 Corintios 1:22-23
(22) Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;
(23) pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;

Aquí lo vemos más claro. Pablo dice que la predicación de la crucifixión de Cristo (y sus resultados para con el hombre que lo acepta como Señor) es “locura” para los griegos (los griegos que no la aceptan). Los judíos no encontraban el tema de la salvación como una “locura”, porque ellos la esperaban desde hace tiempos, pero la crucifixión fue de tropiezo para ellos, porque ellos esperaban un redentor que conquistara la Tierra, no esperaban la crucifixión y muerte del salvador. Por otro lado, los griegos estaban en el auge del desarrollo de la filosofía (habían pasado ya Aristóteles, Platón, Plutarco, y todos los grandes filósofos griegos) y estaban en búsqueda de una “salvación” intelectual, ellos querían hallar explicaciones para sus vidas y los hechos que acontecen, pero rechazaban la doctrina espiritual, entonces, consideraban “locura” que el hombre se salve con sólo creer en Cristo como Señor ¡tenía que haber algo más!

1 Corintios 1:24
mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

Nuevamente: los que consideraban “locura” a la prédica de Pablo eran “los que se pierden”, pero para los creyentes, la prédica de la salvación de Dios en Cristo era “poder de Dios y sabiduría de Dios”. La “locura” es entre los incrédulos, no entre creyentes.

1 Corintios 1:25
Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres,  y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

¿Qué significa que “lo insensato” de Dios es más sabio que los hombres y que lo “débil” de Dios es más fuerte? No es que Dios tenga partes “insensatas” o “débiles”, sino que, aquellos que se oponen a Dios señalan partes “insensatas” y partes “débiles” en Dios y en Su Palabra, pero aún esto que ellos ven como “insensato” tiene más sabiduría que aquello que ellos creen que es sabio, y aún aquello que el hombre cree que es “débil” en Dios, es mucho más fuerte que lo más fuerte que haya en el hombre.

1 Corintios 1:26-29
(26) Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;
(27) sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
(28) y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
(29) a fin de que nadie se jacte en su presencia.

Esto no quiere decir que cada vez que los sabios, entendidos y fuertes del mundo no tengan parte en la vida cristiana, o que queden en segundo plano, hay que entender estas declaraciones a la luz del contexto. Pablo les está diciendo que aunque el mundo considere que ellos son insensatos, débiles y de poco valor, Dios los considera sabios, fuertes y de gran valor por el sólo hecho de haber aceptado Su salvación. El apóstol Pablo es un ejemplo de un hombre que tuvo muchísima instrucción y una posición social de gran prestigio. Pablo era un fariseo, un “maestro de la ley”, cuando dejó su función de lado, Dios lo llamó a predicar el evangelio de Dios para salvación. Pero sus conocimientos previos sobre la ley le sirvieron de base para comprender mejor la gracia de Dios, no fueron totalmente descartados.

Aquí Pablo dice que “lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios”, esto es, porque los necios creyeron y los sabios no, pero si los sabios creen y los necios no, los sabios serían más sabios por haber creído y los necios serían más necios por rehusarse a creer.

Otro pasaje que utiliza la palabra griega moria (“insensatez”), traducido como “locura” es éste:

1 Corintios 2:12-16
(12) Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
(13) lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
(14) Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura [moria], y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Aquí lo tenemos nuevamente, quien no puede aceptar la sabiduría de Dios y la considera como locura o insensatez es el “hombre natural”, aquél que no ha aceptado a Cristo como Señor y, consecuentemente, no ha recibido en don de espíritu santo. Dios obra en el cristiano a través del don de espíritu santo para hacerle entender Su voluntad, esto no significa que el cristiano no deba usar su lógica y razonamiento para comprender la Palabra. Una vez que uno recibe el espíritu de Dios, la lógica no es anulada, todo lo contrario, uno tiene ahora la capacidad de pensar con mayor lógica y de entender mejor la voluntad de Dios.

Muchas veces, mientras estudiamos la Biblia encontramos enseñanzas difíciles de comprender o versículos aparentemente contradictorios, entonces, debemos orar a Dios y estudiar y considerar el pasaje, utilizando la lógica y el razonamiento. En ese proceso, Dios muchas veces activa nuestra lógica a través de Su espíritu en nosotros y nos hace comprender el sentido de lo que estamos queriendo comprender, es un trabajo conjunto entre nuestro uso de la razón y el poder de Dios actuando en nosotros, pero Dios jamás dijo que la lógica y la razón debían ser descartadas para poder comprender Su Palabra.

El siguiente texto a analizar es éste:

1 Corintios 3:18-23
(18) Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.
(19) Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.
(20) Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.
(21) Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro:
(22) sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir,  todo es vuestro,
(23) y vosotros de Cristo,  y Cristo de Dios.

Si leemos tan sólo los versículo 19 y 20 podrían sonar confusos, pero leyendo todo el contexto el mensaje queda más claro. Pablo dice, en el 18 que si alguno “se cree sabio en este siglo”, hágase ignorante. No dijo: si alguno ES sabio descarte su sabiduría. Pablo está hablando a aquellos que creían que su sabiduría humana era mejor que la sabiduría de Dios que Pablo predicaba.

Al leer 1 Corintios 1:11-13 podemos ver que había cierta división entre los cristianos de la iglesia de Corinto, porque ellos se estaban fijando en los hombres que estaban al frente y no en el señorío de Cristo y, por lo tanto, unos decían: “Yo soy de Pablo”; otros decían: “yo de Apolos”;  y otros: “yo de Cefas;”, poniendo sus ojos en los hombres y la capacidad y habilidades de estos hombres y no fijando su vista en la obra de Dios en Cristo. Entonces, Pablo corrige este error doctrinal mostrándoles que la sabiduría y fortaleza humana no son lo importante delante de Dios, sino su aceptación de la obra de Dios en Cristo. Llegando a estos versículos Pablo les dice que no se gloríen en los hombres, porque los hombres en que ellos se gloriaban (Pablo, Apolos, Cefas) estaban puestos allí para servirles, pero ellos eran de Cristo y Cristo de Dios.

Esto es una corrección doctrinal en cuanto a poner la mira en un hombre de Dios y no en Dios mismo, es una corrección en cuanto a confiar en la sabiduría humana y no en el poder de Dios, pero jamás se dice aquí que el cristiano no debe usar su lógica y razonamiento para comprender la Palabra, ni para tratar de comprender la naturaleza de amor de Dios. Muy por el contrario, vimos, al principio, que Dios quiere que aprendamos de su sana doctrina, que es lógica, quiere que usemos la razón para comprender Su justicia y quiere que le sirvamos de un modo lógico y racional.

¿Quieren saber en qué más quiere Dios que nos ocupemos de razonar con lógica?

Filipenses 4:8 (NVI)[4]
Por último, hermanos, consideren bien [logizomai] todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.




[1] A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la versión Reina-Valera de 1960.
[2] Definición del léxico griego-inglés de Friberg
[3] Definición del léxico griego-inglés de Louw-Nida
[4] Las citas de Escrituras marcadas como NVI corresponden a la Nueva Versión Internacional, revisión de 1984.



¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

 

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario