La transmisión del texto - Introducción

En Honor a Su verdad
Ahora veremos cómo podemos proceder en nuestro estudio personal de las Escrituras para hallar su correcta interpretación y resolver las aparentes contradicciones que se presenten. Como ya hemos visto, la oración y la relación de comunión con Dios constituyen el primer paso para la comprensión de la Biblia, siendo indispensables para entender el mensaje de Dios. Pero también vimos que es requerido un esfuerzo por nuestra parte en estudiar, considerar y pensar lógicamente la doctrina bíblica. Así que, nos dedicaremos a examinar aquellos componentes de la lógica, la razón y el pensamiento que nos ayudarán a comprender el mensaje de Dios.

Como hemos visto, la Biblia fue originalmente revelada por Dios; y como Dios es perfecto y lleno de sabiduría, no es posible que Su Palabra tenga errores y contradicciones. Los errores en la Biblia se deben a una o más de estas tres causas: la transmisión, la traducción o nuestro entendimiento. En este capítulo analizaremos lo que refiere a la transmisión del texto.

Los errores de transmisión del texto son errores que se cometieron en la copia de los antiguos manuscritos. Hasta la invención de la imprenta, en el siglo 15, los textos, tanto hebreos como griegos eran copiados a mano. Si bien los escribas (los encargados de hacer las copias de la Biblia) eran muy cuidadosos y tenían varios métodos de verificación para conservar lo mejor posible el original, de vez en cuando cometían ciertos errores que eran pasados por alto en las revisiones, estos errores van desde saltearse una letra, palabra o línea, duplicar una línea, o sin querer cambiar una palabra por una similar o sinónima debido a querer copiar una oración larga de memoria. Para el texto hebreo existían grupos de copistas llamados Sopherim, que significa “contadores”, éstos eran encargados de copiar los textos y luego de contar letras, palabras, líneas, etc. Además, los textos hebreos eran considerados como la “constitución” del pueblo judío, por lo que era muy difícil que alguien pudiera hacer algún cambio al texto sin generar controversia. En cuanto al texto griego, muchas de las copias se hacían a través de grupos de escribas que copiaban lo que uno de ellos iba leyendo en voz alta, por esta causa, era frecuente que un escriba no escuchara alguna frase y la salteara, o que confundiese la fonética de una palabra y la copiase mal. Sumado a esto, existieron escribas que alteraron a propósito ciertas porciones de Escritura para sostener su propia doctrina teológica, por ejemplo, en los apéndices 31, 32 y 33 de “The Companion Bible” (La Biblia Compañera) el doctor E.W. Bullinger expone distintas alteraciones intencionales hechas en el texto por los Sopherim.

A pesar de esto, los textos impresos que hoy en día tenemos tienen un gran nivel de precisión debido a la cantidad de copias manuscritas que se han hecho, las cuales se usan para comparar unas con otras y así detectar errores de copia. Estiman algunos eruditos que se posee más de un 99% de precisión con respecto al Nuevo Testamento original, ya existen más de 5.500 manuscritos griegos y más de 10.000 en latín, sumado a miles de traducciones que antiguamente se hicieron en diversos idiomas y más de 36.000 citas bíblicas de escritores del primer siglo que se han recolectado. En cuanto al texto hebreo, existen varios textos (llamados códices) en base a los cuales se hicieron sucesivas copias. Las diferencias entre los textos son mínimas y no revisten importancia en cuanto al mensaje doctrinal. Los eruditos estiman que hay menos de 900 variaciones entre los códices, en todo el texto hebreo.










¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u= http://twitter.com/home?status= https://plus.google.com/share?url=

 

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

1 comentario :

  1. Saludos de un hermano en Cristo.

    Quisiera comentarles un conflicto que tengo con el pasaje de 1ª Reyes 7:23 que en la nueva versión internacional dice así:

    Hizo también una fuente circular de metal fundido, que medía cuatro metros y medio de diámetro y dos metros con veinticinco centímetros de alto. Su circunferencia, medida a cordel, era de trece metros y medio.24 Debajo del borde hizo dos hileras de figuras de calabazas, diez por cada medio metro, las cuales estaban fundidas en una sola pieza con la fuente.

    Ahora bien, si uno presta atención a las medidas de la fuente "circular" que nombra, surge que o bien no era circular como afirma el versículo o bien las medidas que nombra son incorrectas. Esto es debido a que no puede un círculo tener un diámetro de 4,5 metros y un perímetro de 13,5 ya que el valor de pi (que se calcula dividiendo el perímetro por el diámetro) sería de exactamente 3 cuando en realidad es 3,1415...(con infinitos decimales ya que es un número irracional).
    Este planteo parece superfluo y poco serio pero me he topado con algunas personas no creyentes que lo utilizan como estandarte para ejemplificar que no toda la biblia puede tomarse en forma literal.
    Si bien el error que existe entre 3 y 3,14 es de un 4,45% uno espera un mayor nivel de presición en un libro escrito por gente inspirada por Dios.
    ¿Existe alguna forma de salvar esta diferencia? Estoy completamente seguro de que la hay aunque yo no la sepa. Les agradezco el tiempo invertido, que Dios los bendiga.

    Fabio.

    ResponderEliminar