Estudio y traducción de 1 Corintios 12:1-11

En Honor a Su verdad
En esta sección comenzaremos a analizar de qué modo puede manifestarse el poder de Dios y cómo es que Dios desea que se opere el poder espiritual en una reunión de creyentes. Para esto, comenzaremos analizando 1 Corintios 12 y luego veremos los capítulos 13 y 14.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta para comprender este capítulo, y los siguientes, es que Pablo viene hablando, ya desde capítulos previos, en un contexto de una reunión de cristianos. En el 11:17 vemos que Pablo dijo: “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor”. Las epístolas escritas a los corintios tienen como finalidad señalar errores prácticos y corregirlos y gran parte del libro de 1 Corintios se dedica a corregir errores cometidos dentro de las reuniones de creyentes. En éste capítulo Pablo va a hablar de “asuntos espirituales”, pero dentro del contexto de una reunión, comparando a los cristianos renacidos con un Cuerpo. Los creyentes de Corinto, aparentemente  querían todos cumplir una misma función dentro del grupo de cristianos, todos querían ser apóstoles, todos querían ser maestros, todos querían hacer sanidades, y esto llevaba a la división y desorden, entonces Pablo les va dando pautas para corregir la utilización de manifestaciones espirituales. Ellos ya operaban las manifestaciones, pero lo hacían erróneamente y generaban más confusión que edificación. Por eso, Pablo no les va a dar una clase de cómo usar las manifestaciones, dones y poderes espirituales, sino que los va a corregir en cuanto a su utilización en la reunión.

Para comprender mejor el mensaje que nos transmite 1 Corintios 12 necesitaremos corregir algunos errores de traducción que dificultan su comprensión. Por lo tanto, iremos viendo el significado de algunas palabras y frases griegas, para dar una traducción del texto más exacta y luego analizaremos a fondo las manifestaciones del poder de Dios que se mencionan más adelante.

1 Corintios 12:1 (BTX)
Pero ahora, hermanos, no quiero que ignoréis acerca de los asuntos espirituales.

En este caso cito de la “Biblia Textual” (versión de la Sociedad Bíblica Iberoamericana), porque correctamente traduce “asuntos espirituales” en este versículo, en vez de traducir “dones espirituales”, como lo hacen varias versiones en español. En el texto griego no aparece la palabra “dones” aquí, la palabra que se usa es pneumatikos, que significa “espirituales”, o sea, aquello relacionado con el espíritu. Lo que Pablo está diciendo es que no quiere que los corintios ignoren sobre aquellas cosas relacionadas con el mundo espiritual, o sea, los “asuntos espirituales”. Poner la palabra “dones” aquí ha generado mucha confusión, porque muchas personas luego piensan que el hablar en lenguas y otras manifestaciones espirituales mencionadas más adelante son “dones” que sólo algunos tienen, y esta no es la verdad que transmite el pasaje.

1 Corintios 12:2 (RV-1960)
Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos.

Una traducción más ajustada al texto griego sería::

Saben que cuando eran del grupo de etnias sin ley de DIOS, dondequiera que fueran guiados, estaban-siendo-desviados hacia los ídolos, los mudos,

Pablo está hablando a un grupo de personas cristianas que previamente habían sido paganas, no eran conversos israelitas. Entonces, dice que cuando ellos eran del grupo de etnias o naciones que no tenían ley de Dios, o sea, las que no eran del pueblo de Israel, donde sea que eran guiados eran llevados hacia ídolos mudos. El griego es enfático, dice: “los ídolos, los mudos”, esto enfatiza que ninguno de los dioses de los otros pueblos jamás había hablado a sus fieles. El verdadero Dios, el Padre del Señor Jesucristo, fue el único que habló en tiempos antiguos a Su pueblo, dándole leyes y ordenanzas y dándole promesas y esperanza de una vida perpetua en una era futura. Pablo aquí dice que no quiere que ellos sigan en ignorancia en cuanto a los asuntos espirituales, probablemente habían arrastrado algunas de sus previas costumbres paganas y por eso Pablo necesitaba poner en orden la doctrina en cuanto a los asuntos espirituales.

En el versículo 3 leemos:

1 Corintios 12:3 (RV-1960)
Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

Este versículo 3, más acorde al texto griego podríamos traducirlo:

por-lo-tanto les hago-saber que nadie que está hablando en espíritu de Dios dice: “Anatema Jesús” y nadie puede decir “Señor Jesús” si no lo hace en espíritu santo.

La expresión “en espíritu de Dios” aquí es equivalente a “en espíritu santo” y tiene el sentido de actuar conforme a la acción de Jesús en nosotros a través del don de espíritu santo. Hablar “en espíritu” es hablar palabras provenientes de Dios, transmitidas a través de Su don de espíritu santo. Esto podemos verlo más claro en Mateo 22:

Mateo 22:42-44
(42) diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David.
(43) El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu [“en espíritu”, no hay artículo en el griego] le llama Señor, diciendo:
(44) Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

Cuando David dijo estas palabras las dijo siendo inspirado por Dios. Entonces vemos que hablar “en espíritu” tiene el sentido de hablar inspirados por Dios. Pablo está diciendo que nadie puede hablar siendo inspirado por Dios y decir: “Anatema Jesús”. “Anatema” tiene una variedad de significados, puede tener el sentido de “maldito”, “abominable” o “consagrado a ídolos”. Si alguien habla de parte de Dios, jamás podrá declarar que Jesús es maldito, abominable o que fue consagrado a ídolos. Por otro lado, el pasaje dice que nadie puede decir “Señor Jesús” si no lo hace en espíritu santo. Por supuesto, esto no significa que alguien que no es salvo no pueda decir “Señor Jesús”, esto tiene el sentido de que nadie puede con veracidad decir que Jesús es el Señor a menos que lo haga con la influencia del espíritu santo en su interior, porque ya hemos visto que todo el que recibe a Cristo como Señor recibe espíritu santo, si uno no tiene espíritu santo es porque realmente no ha recibido a Jesús como Señor.

Fíjense en Juan, Jesús estaba hablando con una mujer samaritana:

Juan 4:22-24 (BTX)
(22) Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos, porque la salvación viene de los judíos.
(23) Pero viene una hora, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque también el Padre busca a tales que lo adoren.
(24) Dios es espíritu; y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.

Jesús explica que para poder rendir una verdadera adoración a Dios, esta adoración debe ser “en espíritu” porque Dios es espíritu, esto quiere decir que sin la conexión espiritual con Dios, la adoración que se le brinda nunca será la adecuada. No se puede tener una verdadera conexión con Dios si no se tiene el don de espíritu santo.

Sigamos con 1 Corintios 12:

1 Corintios 12:4-6
(4) Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.
(5) Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
(6) Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

En estos versículos, la palabra griega traducida como “diversidad” es diairesis, que el léxico de Louw-Nida define como “Dividir y distribuir a personas sobre la base de ciertas distinciones o diferencias implicadas”. O sea que diairesis nos está indicando una distribución de ciertas cosas que no son todas iguales, para personas que tampoco son iguales. La versión “Concordant Literal Version”, por ejemplo, traduce esta palabra como “racionamiento”. Creo que no es fácil dar una palabra en español que represente exactamente a esta palabra griega, quizá una mejor forma de traducir esta palabra sería “distribución de diversos…”.

En el versículo 4, la palabra “dones” es la palabra griega charisma, que se refiere a algo dado gratuitamente, sin merecimiento, podríamos traducirla como “regalo”.

En el versículo 5, la palabra “ministerios” significa “formas de servicio”.

En el versículo 6, la palabra “operaciones” es en griego energema, que se refiere al resultado de haber puesto en funcionamiento cierta “energía”. Por ejemplo, al mover un mueble yo utilizo algo de mi energía y el “resultado” es que el mueble está en otro lugar. Cuando escribo estas cosas, también uso parte de mis energías, y el “resultado” es la publicación de un nuevo estudio. Los resultados obtenidos de la utilización de la energía pueden ser muy diversos, por eso, esta palabra debiera traducirse como “resultados” en vez de “operaciones”. Además, la palabra “hace” es energeo, que significa “dar y operar energía”, “energizar”.

Entonces, estos tres versículos podemos traducirlos así:

4 Pero hay distribución-de-diversos regalos, pero el Espíritu que los distribuye es el mismo; 5 y hay distribución-de-diversas formas-de-servicio y el mismo Señor los distribuye; 6 y hay distribución-de-diversos resultados, pero es el mismo DIOS el que energiza todas las cosas en todos.

En el versículo 4 “el Espíritu” se estaría refiriendo a Jesús y en el versículo 5, “Señor” también se refiere a Él. Entonces, estos versículos nos muestran que Jesucristo es Quien distribuye los regalos, formas de servicio y resultados espirituales y que Dios es la fuente de energía de todas estas cosas. Jesús es el encargado de distribuir la energía proveniente de Dios, dando a cada creyente regalos y formas de servicio que se adecuan a lo que Dios necesita hacer en la Tierra a través de los cristianos. Aquí nuevamente vemos el concepto que hemos estado estudiando: Dios es la fuente, Jesús el distribuidor y nosotros los receptores, a través del don de espíritu santo.

Esto tiene un perfecto paralelo en la tarea de José, cuando fue el segundo después del Faraón de Egipto. En Génesis 41:39-57 tenemos el relato de cómo José pasó a ser segundo después del Faraón de Egipto, administrando todos los bienes de Egipto, y siendo el intermediario entre Faraón y el pueblo. Eso mismo es lo que Jesús hace hoy. Hoy Jesús es el segundo después de Dios y administra y distribuye el poder y energía de Dios, siendo intermediario entre Dios y los hombres.

Seguimos leyendo en 1 Corintios 12:

1 Corintios 12:7 (RV-1960)
Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

En estos versículos hay varias cosas para analizar. En el versículo 7, la palabra “provecho” es sumphero, que es un verbo, que principalmente denota “traer hacia un lugar” y “reunir”, luego significa también “traer provecho, convenir, ser de utilidad, brindar ayuda junto con”. El contexto nos marca que la intención de Dios al proveer de todo el “equipo espiritual” al creyente es para que cada miembro se una a la cabeza (Cristo) y a otros miembros y así funcionen como un Cuerpo en Cristo. Además, el verbo está en presente activo, lo cual indica una acción presente que se continua en el tiempo, podríamos traducirlo como “está contribuyendo a la unidad”. Por lo tanto, el versículo podríamos traducirlo así: “Pero a cada-uno le-está-siendo-dada la manifestación del Espíritu para lo que está-contribuyendo-a-la-unidad del Cuerpo”.
“Manifestación” es la palabra griega phanerosis, que significa “aquello que es hecho público”, “lo que es claramente anunciado o evidenciado”, “traer a la luz”, “dar a conocer algo por medio de una clara manifestación o evidencia” (definición de los léxicos de Friberg y Louw-Nida). “Manifestación del espíritu” es aquello que muestra una clara evidencia de que Cristo vive y actúa a través del cristiano.

Otro punto a tener en cuenta es que “el Espíritu”, al ir precedido por el artículo, se está refiriendo a Cristo, enfatizando Su conexión con el creyente a través del don de espíritu santo. Entonces, cuando se habla de “la manifestación del Espíritu” se está hablando de la manifestación de Cristo.

Las palabras “a cada uno” nos muestran que la capacidad para evidenciar o manifestar el poder, sabiduría y amor de Dios al mundo la tiene todo cristiano renacido, ya que por medio del espíritu santo tiene la conexión con Cristo que lo capacita para que Cristo obre a través suyo. A cada creyente se le ha dado la capacidad de manifestar, hacer público y claramente visible que Cristo está vivo y que está actuando en ese creyente. Todos los que hemos renacido de espíritu santo tenemos la posibilidad de hacer evidente que Cristo está en nuestras vidas, conforme la energía de Dios que Él distribuye en nosotros cuando creemos y hacemos Su voluntad.

Otra cosa importante a notar es que cuando Cristo se hace manifiesto a través de la operación del poder espiritual, lo hace para contribuir a la unidad del Cuerpo. Las manifestaciones espirituales no son para la jactancia de algún creyente, no son para alimentar el ego de una persona, sino para fortalecer la unidad de todo el Cuerpo de Cristo.

1 Corintios 12:8
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;

“A éste” se refiere aquí “a éste” creyente, está conectado con el “cada uno” del versículo anterior. Recordemos que en estos pasajes Pablo está hablando de la operación de manifestaciones espirituales dentro del contexto de una reunión de cristianos. Pablo dice que en una reunión “a cada uno” le es dada la manifestación, o sea, cada creyente puede manifestar la energía de Dios en una reunión, si desea hacerlo y obedece las instrucciones de Cristo para hacerlo. Por el hecho de tener espíritu santo de Dios, todos los cristianos renacidos tienen la capacidad de operar todas las manifestaciones espirituales aquí mencionadas y todos pueden llegar a tener la capacidad de servir en diversas funciones, si Dios y el Señor así lo disponen. Sin embargo, en determinada reunión, el Señor sabrá quien está mejor dispuesto para operar tal o cual manifestación y determinará quién hace cada cosa. El que yo manifieste profecía hoy, no quita que la próxima reunión esté ministrando sanidad, y el que ministró sanidad, quizá en la próxima reunión esté enseñando, pero todas estas cosas deben hacerse con orden y según la instrucción misma del Señor.

Las palabras “por el Espíritu” tienen el sentido de “por medio del Espíritu” o “mediante el Espíritu”. Nuevamente, tenemos la acción intermediaria de Cristo para hacer estas cosas en los cristianos.

La palabra que se traduce “palabra”, en ambos casos, es la palabra griega logos. Logos es frecuentemente traducido como “palabra”, pero para la mentalidad de la época, no era tan sólo una palabra o conjunto de palabras. El logos era una expresión externa de un pensamiento interno, es una expresión en palabras de algo que se tiene en el corazón. Por lo tanto, conlleva el sentido de “mensaje”, que es más profundo que tan sólo una “palabra”.

La palabra “sabiduría” es la palabra griega sophia. Friberg la define como “la capacidad de utilizar el conocimiento para hacer lo correcto, entendimiento, comprensión”. El léxico de Louw-Nida dice que es la “capacidad de entender y, consecuentemente, actuar sabiamente”. Liddell Scott agrega que también se usa para designar la habilidad en algún arte manual. Thayer dice que tiene una gama amplia de significados que debe ser descubierta desde el contexto en que se usa.

La palabra griega para “ciencia” es gnosis significa “conocimiento”, que indica la posesión de cierta información. Es tener información acerca de algo y se diferencia de la sabiduría (sophia) en que esa información no necesariamente implica acción, podríamos decir que es un conocimiento “teórico” que luego, al ser aplicado, se transforma en “sabiduría”.

Entonces, podríamos dar una traducción de este versículo del siguiente modo:

Porque a uno mediante el Espíritu está-siendo-dado mensaje de sabiduría; a otro, por-otro-lado, mensaje de conocimiento conforme el mismo Espíritu;

1 Corintios 12:9-11
a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.

En este versículo, la primera palabra “otro” es distinta de las anteriores. En griego hay dos palabras que pueden traducirse “otro”. Una de estas palabras es allos, que generalmente implica “otro de una misma clase, género o grupo”; la otra palabra griega es heteros, que significa “otro de distinta clase, género o grupo”, puede traducirse como “diferente”. El versículo comienza diciendo que “a uno diferente es dado fe”. Más adelante veremos el por qué de este cambio de palabras griegas.

La preposición “por”, en ambos casos, es la preposición griega en, que primariamente significa “en” o “dentro de”, también puede traducirse “con” o “por” en distintos contextos, pero “en” es más exacto.

“Dones” es, nuevamente, la palabra charisma, que habíamos dicho que podía entenderse como “regalos”. Son “regalos de sanidades”.

Entonces, el versículo quedaría así:

a uno diferente es dada fe en el mismo Espíritu; y a otro, regalos de sanidades en el único Espíritu;

1 Corintios 12:10
A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

“Milagros” es la traducción de la palabra griega dunamis, que significa “poder”, aquí está en plural, literalmente sería “poderes”. Cuando dunamis está en plural, generalmente se refiere a la operación del poder sobrenatural de Dios, manifestado en el mundo natural. Cuando algo sobrenatural sucede en el mundo natural, las personas lo llamamos un “milagro” y de ahí la traducción. Sin embargo, “operación de poderes” sería una traducción más exacta.

La palabra “discernimiento” es la palabra griega diakrisis. En su raíz significa “separación”, e indica una separación en la mente, la capacidad de diferenciar cosas o situaciones para actuar consecuentemente. Se usa aquí, en Romanos 14:1 (traducida “opiniones” en la Reina-Valera 1960) y en Hebreos 5:14 (traducida “discernimiento” en la Reina-Valera 1960).

La palabra “otro” que está luego de “discernimiento de espíritus” es, nuevamente, la palabra griega heteros, que significa “a uno diferente”. La palabra para “géneros” es en griego genos, que significa: “descendencia, género, clase, casta, variedad”.
Entonces, este versículo podríamos traducirlo así:

y a otro resultados de la operación de poderes; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a uno diferente, varias clases de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas;

1 Corintios 12:11
Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

Aquí “hace” es en griego energeo, que significa “dar energía” o “energizar”. Por otro lado, la palabra “repartiendo” es diareo, relacionada con diairesis, que habíamos estudiado en los versículos 4 al 6. “Quiere” es la palabra griega boulomai, que expresa una voluntad pensada con un propósito claro.

Además, “uno”, en el griego, está precedido por un artículo, literalmente diría “el uno”, o “el “único”. En pasajes como Mateo 12:29, Gálatas 3:20 y Santiago 2:19 leemos que Dios es Uno, Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, es el Único Dios verdadero, por eso es llamado “Uno” o “el Único”. En mi opinión, este versículo se está llamando “El UNO” o “El ÚNICO” a Dios, más adecuadamente podríamos traducir este versículo así:

pero a todas estas cosas las-está-energizando el ÚNICO; y el mismo Espíritu es Quien está-distribuyendo individualmente a cada-uno según sea-Su-voluntad.

En los versículo 4 al 6 habíamos visto que Dios es Quien da energía a todo aquello que se opera espiritualmente y que Jesucristo es Quien distribuye esa energía en los cristianos. Aquí se está repitiendo ese mismo concepto: Dios, el “ÚNICO” está dando la energía para operar las manifestaciones espirituales; por otro lado Jesús, Quien es “el Espíritu” las está distribuyendo individualmente a cada uno conforme a Su voluntad. “Su voluntad” puede entenderse como la voluntad de Dios o la de Jesucristo, de todos modos, como Jesucristo siempre hace la voluntad de Dios, esta distribución concuerda con la voluntad de ambos.

Hasta aquí, la traducción de 1 Corintios 12:1-11 quedaría así:

1 Corintios 12:1-11 (mi traducción)
Pero acerca de los asuntos espirituales, hermanos, NO deseo que a ustedes les siga-faltando-entendimiento. 2 Saben que cuando eran del grupo de etnias sin ley de DIOS, dondequiera que fueran guiados, estaban-siendo-desviados hacia los ídolos, los mudos, 3 por-lo-tanto les hago-saber que nadie que está hablando en espíritu de Dios dice: “Anatema Jesús” y nadie puede decir “Señor Jesús” si no lo hace en espíritu santo.
4 Pero hay distribución-de-diversos regalos, pero el Espíritu que los distribuye es el mismo; 5 y hay distribución-de-diversas formas-de-servicio y el mismo Señor los distribuye; 6 y hay distribución-de-diversos resultados, pero es el mismo DIOS el que energiza todas las cosas en todos.
7 Pero a cada-uno le-está-siendo-dada la manifestación del Espíritu para lo que está-contribuyendo-a-la-unidad del Cuerpo. 8 Porque a uno mediante el Espíritu está-siendo-dado mensaje de sabiduría; a otro, por-otro-lado, mensaje de conocimiento conforme el mismo Espíritu; 9 a uno diferente es dada fe en el mismo Espíritu; y a otro, regalos de sanidades en el único Espíritu; 10 y a otro resultados de la operación de poderes; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a uno diferente, clases de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas; 11 pero a todas estas cosas las-está-energizando el ÚNICO; y el mismo Espíritu es Quien está-distribuyendo individualmente a cada-uno según sea-Su-voluntad.









¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario