“Fe” en el Antiguo Testamento

En Honor a Su verdad



Habacuc 2:4 - “el justo, por su fidelidad vivirá”.

La palabra griega (del Nuevo Testamento) que se traduce al castellano como “fe” es pistis. La mayoría de los diccionarios de griego bíblico, como el de Vine, Strong, Thayer, Bullinger, etc., concuerdan en que la palabra pistis significa primordialmente “firme persuasión, convicción acerca de algo, creencia, fidelidad”. La raíz de pistis es peitho, que significa “persuadir, ganar el favor u obediencia de alguien, escuchar y obedecer”, y también “tener confianza”.

La palabra hebrea que equivale a pistis en la Septuaginta (traducción al griego del hebreo del Antiguo Testamento) es 'emuwnah ((((hn"Wma)), que significa “firmeza, fidelidad, estabilidad” y que, como veremos, se traduce “fe” en un solo pasaje en la Biblia.

Éxodo 17:12[1]
Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol.

Este es el primer uso de esta palabra hebrea, y debe servirnos de guía para analizar su uso a través de toda la Biblia. En este caso se traduce “firmeza,” en un sentido físico, y veremos, en los otros usos, que la idea de “firmeza” siempre está presente.

Deuteronomio 32:4
Él es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.

Aquí debiera traducirse, más adecuadamente, “firmeza” o “fidelidad,” en vez de “verdad.” El pasaje viene diciendo que Él es la Roca, por lo tanto, es un Dios firme, fiel, sólido.

2 Reyes 12:15
Y no se tomaba cuenta a los hombres en cuyas manos el dinero era entregado, para que ellos lo diesen a los que hacían la obra; porque lo hacían ellos fielmente.

En este pasaje, la palabra emuwnah se traduce “fielmente.” Estos hombres eran firmes, fieles, estables en hacer su trabajo.

1 Crónicas 9:22
Todos estos, escogidos para guardas en las puertas, eran doscientos doce cuando fueron contados por el orden de sus linajes en sus villas, a los cuales constituyó en su oficio David y Samuel el vidente.
En este caso emuwnah se traduce “oficio,” ya que este era un trabajo estable para estos hombres, los guarda iban a estar allí constantemente, no era un trabajo de un día o una semana. Además, quienes estaban como guardias en las puertas, tenían que ser hombres fieles y leales.

Salmos 33:4
Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad.

Aquí nuevamente vemos la idea de firmeza y estabilidad. Todo lo que Dios hace es firme y estable.

Salmos 89:1
Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca.

Aquí se habla de la “fidelidad” de Dios. La fidelidad de Dios es Su firmeza y estabilidad en cuanto a Su proceder. Su corazón es firme, su modo de proceder con bondad es constante, Su amor por su creación no varía, Él no deja sin cumplimiento Sus promesas y Su Palabra. Este concepto lo vemos reforzado en este Salmo:

Salmos 119:90
De generación en generación es tu fidelidad; Tú afirmaste la tierra, y subsiste.

Veamos otras traducciones de emuwnah:

Proverbios 12:17
El que habla verdad declara justicia; Mas el testigo mentiroso, engaño.

Proverbios 12:22
Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.

En estos dos pasajes la palabra hebrea emuwnah fue traducida como “verdad.” En un juicio, el que habla “verdad” es aquél que fielmente declara aquello que vio u oyó, sin distorsionar lo que ha percibido, en cambio, en testigo mentiroso es quien en su testimonio no declara lo que presenció con exactitud, su declaración no es consistente con la realidad de los hechos.

Isaías 25:1
Jehová, tú eres mi Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas; tus consejos antiguos son verdad y firmeza.

Otras versiones tienen “fidelidad y confiabilidad” (Nuevo Mundo); “fieles y seguros” (NVI); “Fieles y verdaderos” (RVA).

Lamentaciones 3:23
Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.

Y por último veremos el pasaje en Habacuc:

Habacuc 2:4
mas el justo por su fe vivirá.

“Fe” es la palabra hebrea emuwnah. Como hemos visto, esta palabra no se traduce “fe” en ningún otro pasaje de la Biblia, fue así traducido para que encaje con pasajes similares del Nuevo Testamento (Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Hebreos 10:38), pero es evidente que esta no es la mejor forma de traducirlo.

Veamos el contexto del pasaje:

Habacuc 1:5-11
(5) Mirad entre las naciones, y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contare, no la creeréis.
(6) Porque he aquí, yo levanto a los caldeos, nación cruel y presurosa, que camina por la anchura de la tierra para poseer las moradas ajenas.
(7) Formidable es y terrible; de ella misma procede su justicia y su dignidad.
(8) Sus caballos serán más ligeros que leopardos, y más feroces que lobos nocturnos, y sus jinetes se multiplicarán; vendrán de lejos sus jinetes, y volarán como águilas que se apresuran a devorar.
(9) Toda ella vendrá a la presa; el terror va delante de ella, y recogerá cautivos como arena.
(10) Escarnecerá a los reyes, y de los príncipes hará burla; se reirá de toda fortaleza, y levantará terraplén y la tomará.
(11) Luego pasará como el huracán, y ofenderá atribuyendo su fuerza a su dios.

Habacuc 2:2-4, 18-20
(2) Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión,  y declárala en tablas,  para que corra el que leyere en ella.
(3) Aunque la visión tardará aún por un tiempo,  mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.
(4) He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.
(18) ¿De qué sirve la escultura que esculpió el que la hizo? ¿la estatua de fundición que enseña mentira,  para que haciendo imágenes mudas confíe el hacedor en su obra?
(19) ¡Ay del que dice al palo: Despiértate; y a la piedra muda: Levántate! ¿Podrá él enseñar? He aquí está cubierto de oro y plata, y no hay espíritu dentro de él.
(20) Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra.

Dios estaba describiendo una serie de desastres que vendrían sobre el pueblo de Israel a causa de su injusticia e idolatría, entonces, Dios instruye a Habacuc a escribir la visión y a declararla (2:1) para que quien las lea corra. Por lo tanto, quien creyera a estas palabras, obedeciendo la instrucción de Dios, salvaría su vida, contrariamente al soberbio e idólatra.

Por lo tanto, la “fe” de este pasaje implica obediencia, así que podría traducirse mejor “el justo por su fidelidad vivirá” o “el justo, por su firmeza en cumplir el mandato de Dios vivirá”. La forma de salvar la vida era obedecer aquello declarado por Dios. No se trata tan sólo de “creer” que esas palabras de Dios eran verdaderas, sino también de obedecer la instrucción dada por Dios.

Entonces, vemos que la “fe” del Antiguo Testamento está estrechamente relacionada con la fidelidad, y también se refiere a la firmeza, seguridad y veracidad con que se hace algo. Se usa para hablar de la fidelidad y seguridad de Dios en Sus obras y palabras, y se usa con respecto al hombre, hablando de un accionar que se ajusta fielmente a una información dada.



[1] Todas las citas de las Escrituras cuya referencia no es mencionada fueron tomadas de la versión Reina Valera, revisión de 1960, editada por las Sociedades Bíblicas Unidas.









¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales! 

http://facebook.com/sharer.php?u=http://twitter.com/home?status=https://plus.google.com/share?url=

  

http://enhonorasuverdad.blogspot.com.ar/2013/12/mapa-del-blog_6354.html

 

   

Quizá también te interese:

 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario