Gozo en medio de la adversidad

En Honor a Su verdad



Santiago 1:2 RV-1960
Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,


Tal como se lee este pasaje, pareciera que nos dice que debemos alegrarnos cuando estemos frente a una prueba o una adversidad, pero, en realidad, aquí tenemos un problema en la traducción del pasaje.

En este versículo, la palabra "tened" en los antiguos manuscritos griegos es hegeomai, cuyo significado primordial es "gobernar". Por otro lado, la palabra "sumo" es en griego pas, que significa "total, absoluto". Además, la palabra "halléis" es en griego peripiptö que más adecuadamente se traduce como "caer en medio de". Y la palabra "prueba" es en griego peirasmos, que se refiere a situaciones que ponen a prueba a una persona, ya sean intencionales o no.

Es así que este versículo, podría traducirse más adecuadamente como:

“Absoluto gozo gobierne, mis hermanos, cuando caigan en medio de cualquier clase de prueba.”

Piensen un momento en esto: cada día de nuestras vidas vamos a tener algún motivo de tristeza y dolor y algún motivo de gozo y alegría, nosotros debemos decidir cuál de estas cosas va a "gobernar" nuestro día.

La instrucción de Santiago aquí es que si alguien está en medio de una prueba o adversidad, no debe dejar que las dificultades, el dolor o angustia de esa prueba gobiernen su vida, lo que debe gobernar nuestras acciones es el gozo. En este punto alguien puede pensar "pero yo estoy pasando por gran aflicción, no encuentro ningún motivo de gozo en mi vida". Bien, lean esto:

Hebreos 12:2-3 (RV-1960)
|2| puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
|3| Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

Jesús soportó la cruz "por el gozo puesto delante de él". No imagino peor situación para una persona que estar siendo torturado en una cruz. Sin embargo, Jesús tuvo gozo en la peor circunstancia, él incluso pidió a Dios que perdonara a los soldados que lo estaban maltratando, recitó partes de un salmo, prometió vida perpetua a un malhechor, dijo a Juan que cuidara a María ¡y todo en medio de la agonía! Sin duda Jesús no dejó que el dolor gobernara en ese momento, sino que el gozo puesto delante de él tomó prioridad en su vida, sus acciones y sus palabras.

Jesús sabía que Dios cumpliría Su promesa, que le resucitaría y exaltaría. Pero ¿qué hay de nosotros?

Romanos 8:15-18 (RV-1960)
|15| Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
|16| El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
|17| Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
|18| Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

Tito 3:4-7 (RV-1960)
|4| Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,
|5| nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,
|6| el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador,
|7| para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

¡Dios nos ha prometido una vida perpetua! Nosotros tenemos la promesa de que heredaremos lo mismo que heredó Jesús, estaremos en la tierra prometida con él y viviremos para siempre con nuestro Dios. Sin duda esto es el mayor motivo de gozo que puede tener una persona. Si esta esperanza está bien afirmada en nuestros corazones, cada día tendremos la oportunidad de elegir creer a Dios y que el gozo gobierne nuestras vidas, aún si estamos pasando por momentos de gran adversidad.

Hebreos 10:35-39 (RV-1960)
|35| No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;
|36| porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
|37| Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.
|38| Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.
|39| Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.



NOTA:La información sobre las versiones de la Biblia citadas en este estudio y otros puede obtenerla en la página de REFERENCIAS DE LAS VERSIONES DE LA BIBLIA




Flecha de descarga
DESCARGÁ ESTE
ARTÍCULO EN PDF


¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales!

 Gozo en medio de la adversidad  Gozo en medio de la adversidad  Gozo en medio de la adversidad



No hay comentarios. :

Publicar un comentario